Los nuevos refrigerantes implican una profunda transformación tecnológica que afecta a todos los fabricantes de equipos  y componentes para el área de la refrigeración , así mismo en forma directa a todos los profesionales , técnicos , ingenieros , instaladores , vendedores,concesionarios ,necesitan conocer y adaptarse a las nuevas normas , procedimientos , tecnologías,que han sido diseñadas y creadas para tal fin.

Por ejemplo: El propano ó R290, es un hidrocarburo que se utiliza en algunos equipos de refrigeración, como bombas de calor, equipos de refrigeración comercial, etc.
Es muy importante cuando se trabaja con refrigerantes del tipo hidrocarburo que estos sean de alta pureza, ya que cualquier proporción con otras impurezas, como sulfuros, agua, etc, pueden contribuir a la degradación de los aceites lubricantes de la instalación, rotura de compresores, etc.

También ocurre a veces, que si el hidrocarburo no es de alta pureza, pueden ir mezclados con él otros hidrocarburos, pudiendo variar
drásticamente las propiedades físicas y termodinámicas del hidrocarburo original. El propano que se utiliza en aplicaciones de refrigeración, no está odorizado como los de uso doméstico (el hidrocarburo doméstico se odoriza para que sea rápidamente detectable en el caso de una fuga), no siendo fácilmente detectable en caso de fugas.

ACEITES COMPATIBLES:
El propano, lo mismo que el resto de refrigerantes del tipo hidrocarburos, tienen en general muy buena miscibilidad con cualquier tipo de lubricante. Debido a la buena solubilidad que existe entre los aceites minerales y estos refrigerantes, hay sistemas
donde puede ser necesario utilizar aceites de mayor viscosidad para compensar ese exceso de solubilidad.
Los lubricantes que contienen silicona ó silicatos no son recomendables. En cualquier caso nuestra recomendación es que se sigan las instrucciones, o se utilicen los lubricantes recomendados por el fabricante del compresor.