En zonas remotas o aisladas, casas de campo, etc es necesario utilizar frigoríficos que no dependan exclusivamente de la electricidad para la producción de frío. Es normal en estas zonas, que o bien no exista suministro eléctrico, o este no sea suficientemente constante Para este tipo de necesidad, existe desde los años 30 una serie de frigoríficos que funcionan indistintamente a corriente eléctrica (12v, 125v, 220v), o con botellas de gas butano, propano, o kerosene?

Cuando uno pregunta ¿cómo funciona exactamente esta nevera o congelador?, lo normal es que el vendedor, no sepa exactamente que decir.

Las neveras o congeladores domésticos que solo funcionan conectados a la red eléctrica son muy sencillos y cualquiera puede explicar su funcionamiento, ¿pero cómo funciona una nevera gas o kerosene?

Mucho se piensa del funcionamiento de estos artefactos a continuación la explicación de cómo funcionan.

La nevera o congelador de gas butano o kerosene, funciona por la ABSORCIÓN de temperatura de un LÍQUIDO AL EVAPORARSE, habitualmente amoníaco.

La nevera o congelador de gas butano, funciona por la energía entregada por un pequeño quemador de gas butano. Este quemador evapora amoníaco de una disolución de agua y amoníaco, lo cual enfría los alimentos. El amoníaco se vuelve a adsorber con agua en el ABSORBEDOR, donde el ciclo comienza de nuevo.

A continuación el esquema muestra el proceso de absorción:Ciclo de Amoníaco

En primer lugar, tenemos un depósito con una disolución fuerte de gas amoníaco en agua. No debemos confundir esta disolución con el amoníaco habitualmente empleado en limpieza que tiene una concentración mucho menor.

Un quemador de gas, muy parecido a la llama piloto de un calentador de gas, genera calor a un calentador fijado al depósito de amoníaco. Junto a este calentador, hay otros del tipo eléctrico (resistencia) que funcionan a 12v, 125v, ó 220v cuando la nevera funciona a red y no a gas. El calor generado, evapora el amoníaco del agua, el cual pasa por un sifón a partir del cual cualquier resto de agua o vapor de la misma vuelve al depósito, mientras que el gas de amoníaco sigue su curso.

El amoníaco gaseoso, entra en el CONDENSADOR, este es un tubo fino y bien  refrigerado por el aire circundante (aire del ambiente), en esta situación, el vapor de amoníaco se CONDENSA (de ahí su nombre), debido a la presión dentro del condensador y a la reducción de temperatura, por tanto en este elemento el amoníaco gaseoso pasa a estado líquido (amoníaco puro licuado).A continuación el amoníaco, pasa al evaporador, que se encuentra dentro de la nevera o congelador. Este elemento es sencillamente un tubo de gran sección donde el amoníaco puede evaporarse fácilmente. Para facilitar esta operación, el amoniaco se mezcla con un poco de gas hidrógeno, lo cual disminuye su temperatura de evaporación. Es en este lugar donde se genera frío, al absorber el amoníaco el calor necesario para su evaporación.

El amoniaco evaporado, junto con el hidrógeno, pasan al ABSORBEDOR, donde el amoníaco es absorbido (de ahí su nombre) en agua, la cual cae por gravedad al depósito mencionado al inicio, y todo el proceso vuelve a repetirse.

El hidrógeno, es una pequeña cantidad de gas que se inyecta en la fabricación del aparato, y que circula libremente entre el condensador y el absorbedor.

Tanto el CONDENSADOR como el ABSORBEDOR son elementos que generan calor y por tanto deben estar bien ventilados, pues de lo contrario se pierde rendimiento.

Como pueden ver el sistema no tiene ningún elemento móvil ni compresor de ningún tipo, todo funciona simplemente por la energía emitida por la pequeña llama de gas butano y el ciclo de absorción del amoníaco al evaporarse. Esto hace que estas neveras o congeladores sean especialmente silenciosos y duraderos. Su autonomía es también bastante grande, pues solo consumen unos 500 gr de gas butano al día, lo cual da para unos 25 días con una bombona de 12,5 Kgr a plena carga.